Loving Pablo Escobar film review

Amando a Pablo … y la película también?

Entre una plétora de malas revistas que escogieron enfocar en el indulgente vientre protésico de Javier Bardem y en sus “nalgas disecadas” huyendo por la selva (The Guardian, periódico prominente de Inglaterra), la película Loving Pablo, dirigida por Fernando León de Aranoa, recibió muchas acusaciones de ser una mal -intencionada recreación de las películas de Martin Scorsese, pero que falla en recrear la historia de Escobar bajo nueva luz.

Aunque la fiesta en la hacienda Napoles y el vestuario de Penélope Cruz atraen estas impresiones de una fracasada réplica de Scorese, hay que apreciar más que dichos detalles superficiales para recibir el impacto completo de la película.

Falte lo que falte de modo estilísticamente, la película se mejora por su atención a la verdadera colombianidad que otras obras sobre Escobar ignoran, por ejemplo la serie de Narcos, que protagoniza un actor brasileño en el papel de Pablo.

Además, filmaron Loving Pablo en los sitios donde Escobar más frecuentó, y el cast incluye soldados que pelearon contra Escobar durante esta época, que da más validez a esta adaptación que muchos de sus homólogos.

De hecho, la misma Virginia Vallejo afirma que la impactante serie dramática de Netflix, Narcos, “la retrató [a ella] como pervertida” para mejorar la caracterización de la trama, que “el objetivo del guión fue crudamente difamarla [a ella]  y violarla [a ella] delante de millones de personas”. En comparación, Loving Pablo intenta contar la historia a través del punta de vista de Vallejo por *supuestamente* mostrar su dilema moral mientras ella se convierte involuntariamente cómplice en los acciones de Escobar. Desafortunadamente, esto no lo logran ya que la narración de Cruz se convierte en herramienta de la trama que transforma el personaje de Vallejo en narradora omnisciente en lugar de jugar un papel activo en la película.

El emparejamiento ardiente de actores españoles Javier Bardem y Penélope Cruz se ve con frecuencia como el éxito principal de la película, no solo debido a su química como dúo de actores pero también debido a su libre expresión de discurso fuertemente acentuado que mezcla los “coloquialismos” castellanos con el discurso inglés. Esto es un efecto que aportan los espectadores lejos del mundo de Hollywood y los colocan en las profundidades de Colombia.

Esto dicho, a veces se siente como la necesidad de extenderse al publico internacional fue mas importante que demostrar la verdadera “colombianidad”. Por ejemplo, la decisión de grabar en inglés pero con acentos marcados colombianos hace que la película se sienta incómoda y maciza hasta que los personajes lo mezclan con castellano, dándonos una percepción de cómo la película pudiera haber sido si se grababa en castellano. No obstante, esta diferencia podría ser vista como reflexión del hecho que las acciones de Escobar tenían efecto por todo el mundo, no solo la audiencia nacional.

Lo que más destaca esta adaptación, es que no intenta glorificar el mundo de las drogas, el dinero y la violencia, sino en cambio lo muestra bajo luz más seria. Incluso el esquema cromático cambia de una paleta colombiana brillante y viva hasta una paleta seria de oscuridad y desesperación, una cosa importante al tratarse con un tema tan polémico para idolatrar.

De la misma manera, muestra los aspectos malos de los personajes – Escobar, Vallejo, Colombianos y Norte Americanos iguales – transmitiendo el mensaje importante que Escobar ha recibido, una representación idolatrada dentro del público internacional. Esta representación ha causado que muchos extranjeros viajen a Colombia para visitar la tumba y las casas de Pablo como una peregrinación extraña.

La película crea una terminación que ésta abre a interpretación, porque hay mucho debate sobre el tema de exactamente quién mató a Escobar. Aunque la respuesta obvia parece ser la DEA, como evidencian en la foto de ellos con armas y risas alrededor de su cadaver, mucha gente afirma que un miembro del Bloque de Busqueda disparó la bala fatal. De manera alternativa, la familia de Escobar afirma que él cometió suicidio porque la bala entró en el cráneo del ángulo preciso en que Escobar siempre había descrito como el punto a disparar si quiere cometer suicido para evitar tortura o encarcelamiento. En la película no se muestra quién mató a Escobar, al contrario de la evidencia aportada por la DEA, y despierta un punto de vista distinto a lo que aportaron las adaptaciones sobre la historia del jefe de la mafia de antes, todas centradas en el público internacional. Quizás la recepción variada de esta película viene de percepciones diferentes en que debería expresar una cuenta de la vida de Escobar; con el público internacional queriendo una sensación idealizada del mundo de las drogas, el dinero y la violencia. Al contrario, esta adaptación llama al público nacional con una recuenta más seria y una historia más cercana a los eventos actuales de Colombia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *