Un día, el sol se apagó.

 

LEER

Ni siquiera los científicos más sabios entendieron lo que sucedía. ¡La luz se extinguió! Después de varios meses de oscuridad y de un frío nunca antes experimentado, Lanterna decidió solucionar el problema.Sin luz, las películas no se pueden filmar y las historias no se pueden contar. Entonces, un astronauta fue entrenado.

Después de un largo y laborioso entrenamiento, el astronauta fue lanzado al espacio en busca de los restos del Sol, llevando consigo una pequeña lámpara de aceite encendida y conectada a un tanque de oxígeno.

Estando muy cerca del fallecido Sol, lanzó la lámpara con todas sus fuerzas, generando una fusión nuclear que reavivó al Sol. Ante la imponente bola de fuego que recobraba vida, el astronauta escapó. La luz volvió al universo y las historias convertidas en películas se volvieron a filmar.