FRANCIS FORD COPPOLA

Nació en Detroit en el estado de Michigan, el 7 de Abril de 1939, pero fue criado en Queens en el estado de Nueva York. A sus 10 años contrajo Poliomyelitis y esto ayudo a forjar su gusto por el cine ya que durante nueve meses de padecerla comenzó a experimentar con un pequeño proyector de cine y  algunos títeres que tenía al alcance. Después de su recuperación se tomó muy en serio su nueva afición y comenzó a hacer películas caseras.

Hijo de padres italianos talentosos en el arte, que corría por ambos lados de la familia. Su gran influencia, su abuelo Francesco que fue músico y escritor y tenía un gran amor por el cine mudo, pero cabe aclarar que no por los estudios de Hollywood. Su papá fue músico flautista, que llego a tocar con orquestas importantes. Poco después del nacimiento de Francis, le ofrecieron tocar en la orquesta Sinfónica NBC de Nueva York y por eso se trasladan a vivir a esta ciudad. Su padre siempre tuvo grandes metas como la de  tener su propia orquesta y escribir su música, pero no con mucho éxito, se mudaban a menudo buscando nuevas oportunidades y esto conllevaba a que Francis no lograra destacarse en el colegio porque siempre era el nuevo del salon y parecía estar atrasado siempre.

Hizo sus estudios profesionales de cine en UCLA donde logro conocer y ser asistente del director Roger Corman. Fue también durante está época que logra hacer la película Dementia 13 con la supervisión de Corman, quién le presto algunos de los sets y de los equipos de otras películas para que pudiera hacer la suya. 

Coppola ganó su primer Oscar gracias a la colaboración en el guión de la película Patton en 1970.  

Muchos de los críticos de Coppola dicen que es un genio desperdiciado, que es talento en potencia, un director con unos buenos y pocos años, productor de algunas grandes películas, pero que se fue al abismo con el pasar de los años. Precisamente lo que queremos hoy en su cumpleaños aquí en Lanterna Pictures es demostrar que estos críticos que han atacado su talento y trabajo durante todos estos años están totalmente equivocados y han sido prematuros en hacer tales afirmaciones. 

Lo que sucede con este particular director es que precisamente como a su abuelo Francesco, a él no le gustaba mucho el sistema de los estudios de Hollywood. Era un contrario a este modelo y siempre ha tratado de imponerse.  

Por ejemplo, en el rodaje de The Rain People aprovecho y metió a los actores, el crew y los equipos en unas camionetas station wagon y recorrieron Estados Unidos para contar la historia de Natalie Ravenna y su autodescubrimiento como lo haría en muchos de los posteriores personajes de su autoría. También Coppola fundo la compañía American Zoetrope, una productora que le dió la oportunidad a muchos directores y productores la posibilidad de iniciar sus carreras. Entre estos se pueden encontrar ejemplos como George Lucas  con su película THX 1138 American Graffiti que fueron producidas con la asistencia de Coppopla. 

Coppola se la mete toda a la familia

A Coppola le fascinan las familias. Es un estudioso de las relaciones familiares, sus miembros, sus estructuras, sus dinámicas, sus reglas y sus rituales ó celebraciones.  

Para él estas familias vienen de diferentes formas: las que se crean por nacimiento como The Godfather otras por fuerzas sociales como The Outsiders y otras que se juntan por objetivos comunes como Tucker: The man and his dream y otras por circunstancias inesperadas como Apocalypse Now. Se interesa en lograr  descifrar como las personas viven y trabajan juntas. 

Su familia mas famosa fue la de los Corleone, cuya historia se retrata en The Godfather, serie de tres películas hechas en un periodo de 18 años (desde 1972 hasta 1990). Esta historia de una familia Italo-Americana se ha convertido en parte de la cultura de todo el planeta porque no solo es la gran capacidad cinemática para narrar, sino también la forma en que muestra la expansión del capitalismo americano del siglo pasado y logra unir la historia de una familia con la historia de toda una nación. 

La serie sigue la historia del liderazgo paternalista de Vito Corleone hacia el estilo mas corporativo de su hijo Michael y luego hacia la crueldad de Vincent. Nos muestra como estos tres hombres son capaces de matar con sus propias manos o a través de manos ajenas y como son capaces de alejarse de cualquier regla familiar o social. Para el momento en que Vincent asume las riendas del negocio de la familia solo interesan el poder y la acumulación de dinero.

Durante la progresión de la saga, se ve también un crecimiento geográfico. Desde el inicio en la ciudad de Nueva York (The Godfather Part I | 1972), hacia la operación nacional de Michael (The Godfather Part II| 1974) y luego a la multinacional de Vincent (The Godfather Part III | 1990). 

Este crecimiento geográfico es paralelo al crecimiento de la económica norteamericana y su influencia política y financiera en el resto del planeta. Es durante estas décadas que se reemplazan los negocios familiares por los de las grandes corporaciones. 

Coppola nos dejo un tratado corporativo en su ultima cinta de The GodFather cuando Michael le entrega su puesto a Vincent y se detiene a pensar en lo que ha dejado que es tan grande para que una sola persona lo maneje. Es similar al proceso que llevan hoy en día las grandes multinacionales cuando eligen a un nuevo CEO. No importa quién quede, estos grandes aparatos económicos siguen adelante amasando mas poder y dinero. 

Son estas cintas: The Godfather Part I, The Godfather Part II con la adición de The Conversation (1974) las que hacen a Coppola una superestrella de la dirección. Así mismo le crean un gran problema. A donde puede dirigirse ahora Coppola? Cómo seguir destacándose o innovando desde este punto? 

Qué tan dramático se puede ir un director si ya su personaje principal mato a un hermano? Este señor ya exploro rumbos que ningún otro director sería capaz siquiera de contemplar. 

La búsqueda de la Esperanza.

Su salida fue empezar a buscar la esperanza.

Si se hubiera quedado como un maestro de las historias familiares estaría completamente tranquilo, pero se puso a buscar otras formas de narrar. 

Su ambición, al igual que la de su padre lo llevo a seguir moviéndose. Comenzó a contar historias donde vemos el desarrollo de maduración y autodescubrimiento de sus personajes.

Estos viajes pueden ser de estilo físico como Apocalypse Now o temporales como Peggy Sue Got Married, también cómicos como You´re a Big Boy Now o musicales como One From The Heart. Sin importar la forma o genero que estas películas tengan, Coppola se comprometió a mostrar las etapas por las cuales una persona se acepta a si misma y hace las paces con su pasado. 

Mientras Michael Corleone termina jodido y metido en su propio infierno, su siguiente película Apocalypse Now (1979) nos muestra un poco de esperanza, que da un indicio de lo que podría llegar a explorar en las venideras. 

Sigue creciendo la esperanza y es tres años después con el estreno de One From The Heart que cuenta la historia de una pareja que termina por enésima vez y deciden embarcarse en una noche de exploración. La película termina con Frannie yéndose en un avión con destino a Bora Bora con su nuevo amor, mientras Hank regresa solo a su casa. El escape de Frannie es el final mas positivo de Coppola desde You´re a Big Boy Now (1966).

Ademas de ser una fábula musical, One From The Heart es una maravilla de desarrollo técnico. Coppola logra grabar toda la película en una frecuencia que le permite hacer una gran cantidad de efectos como algunos donde parece que las escenas se mezclan una con la otra. En lugar de tener un montaje tradicional, Coppola se arriesga y va por transiciones donde mientras todavía vemos una escena ya comenzamos a introducirnos en la siguiente. Esto permite transmitirle a la audiencia la fuerza que cada personaje todavía ejerce en el otro y como no logran sacarse de la cabeza el uno al otro, incluso cuando están experimentando con nuevas parejas. 

Sin cansancio, Coppola continua con su exploración de nuevas técnicas. Se le mide a The Outsiders en 1983 y a Rumble Fish también en 1983. En estas cintas, Coppola trata de examinar las posibles vías de escape que tienen los marginados de la sociedad y la economía norteamericana, esas personas que se mueven en las partes mas bajas de la pirámide. Aquí muestra la esperanza como algo real. Se le mide a mostrarlos con la misma carga artística y emocional con los que hizo The Godfather y Apocalypse Now. Los trata a todos con el mismo respeto, se vuelve un artista apostando por la igualdad incluso cuando muestra las grandes desigualdades de la vida real. 

El socialismo de Coppola trata de involucrar a cada vez mas espectadores. No le interesa la ironía, le interesa mostrar el balance entre belleza y emoción. 

Sus películas de la década de los ochenta son de una gran variedad, pero incluso así se ve el trabajo de su visión y su estilo.

En los 90, después del éxito de The Godfather Part III, se le mete a la montaña rusa mas impresionante de su carrera: Bram Stoker´s Dracula en 1992. Aquí aprovecha para mostrar cada truco que sabe sobre cinematografía. De todas sus películas, la de Dracula es la que menos se preocupa por temas sociales. Esta es la mejor muestra de lo que un gran cineasta puede hacer cuando se le da libertad creativa y $40 millones de dólares. 

Las otras dos películas de esta década: Jack (1996) y The Rainmaker (1997) son mucho mas sobrias y en ellas Coppola adopta una postura clásica y están centrados en historias que muestran el paso del tiempo en las que llama a su audiencia a concienciarse sobre la naturaleza de la existencia sin desesperos.

Después de una pausa prolongada de 10 años. Coppola volvería con Youth Without Youth en 2007, producida en Rumania. Fue una película que no recibió una buena acogida. No le iría bien en taquilla y terminaría por imponerse el objetivo de producir sus propias películas para evitar el costo de mercadeo que iguala o supera el costo de producción y así no tener que llegarle a un público gigantesco para lograr rentabilidad. 

Continuaría con Tetro en 2009, Twixt en 2011 y Distant Vision en 2015 donde nuevamente esta siendo un artista anticipado a su tiempo y a la critica con la proposición del cine en vivo. Está película se estreno delante de una pequeña cantidad de personas en la ciudad de  Oklahoma y narra la historia de tres generaciones de familias ítalo-americanas. 

Finalmente siempre se siente que Coppola está 10 años por delante de su tiempo. Como él mismo dice “No se si tenga tiempo de esperar”, a sus 79 años es probable que le quede algo de gasolina para seguir aportando al mundo del cine porque tiene menos ansiedad por ser exitoso, pero también es claro que el siente la necesidad de hacer películas porque el ama hacer películas. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *